Sin gluten

 

Llevar una dieta sin gluten, sin renunciar a disfrutar un chocolate delicioso es posible. En TRAPA elaboramos todos nuestros chocolates exentos de gluten. El gluten son proteínas contenidas en las semillas de algunos cereales y cuando se utilizan como ingredientes en algunos alimentos son causantes de alergias e intolerancias alimentarias, fundamentalmente en personas celiacas.

¡Cuidado!, celiacos.

Algunos alimentos no indican la presencia de gluten. Lee con atención las listas de ingredientes de los alimentos procesados: platos precocinados, salsas de soja, embutidos, preparados sazonadores y mezclas de especias, helados, chocolates, dulces o chicles; y si no lo indican expresamente hay que presuponer que lo contienen.

¡Atención! Contienen gluten los cereales como:
Trigo, centeno, cebada, escanda, espelta, triticale, farro, kamut, espelta verde, bulgur y avena. Toma precauciones con todos los alimentos que se preparan con estos cereales: productos horneados (panes y pasteles, etc.) pastas, muesli, copos de cereales y otros. Si cocinas y horneas recetas en casa evita que el gluten contamine otros alimentos que no lo contienen. Si elaboras repostería casera, asegúrate que utilizas harinas marcadas como sin gluten.

Productos inofensivos sin gluten:
Maíz, arroz, mijo, alforfón, amaranto, tef, quinoa, patatas y frutos secos.

Sin grasas

 

En TRAPA elaboramos TODOS nuestros chocolates sin grasas total o parcialmente hidrogenadas, así como grasas que contengan ácidos grasos TRANS, para que puedas disfrutar de un delicioso chocolate y de sus muchas propiedades saludables.

¿Sabías que?

La industria alimentaria utilizaba grasa animal procesada (nata o manteca de cerdo) para elaborar bollería industrial, entre otros, hasta que se descubrió que en dichos procesos se generaban ácidos grasos TRANS, y que el consumo de estas grasas saturadas aumentaba el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Entonces, se sustituyeron por grasas de aceites vegetales hidrogenados.

Ahora estudios científicos indican que las grasas hidrogenadas elevan el nivel de colesterol malo y disminuye el nivel de colesterol bueno, aumentando la posibilidad de padecer enfermedades vasculares.